Masajes

Contamos con dos tipos de masajes: de relajación y descontracturante, los dos altamente recomendados por nuestros especialistas.

Masaje de relajación

Los beneficios de un masaje relajante se advierten tanto a nivel físico como emocional, en la salud de la persona, pues al proporcionar una sensación relajante se disipan las tensiones y preocupaciones, lo cual ya de por sí es una ventaja deseable. La piel también se beneficia del masaje relajante pues al eliminar las células muertas de la piel, se ayuda a que el cuerpo libere con mayor facilidad los desechos de los productos metabólicos. Para mayor placer y relajación los masajistas utilizan distintos aceites y aromas agradables.

Masaje descontracturante

El masaje descontracturante es un masaje que se centra en la zona adolorida o contraída con la finalidad de relajarla y descontracturarla, quitando los nudos musculares que puedan obstruir la relajación del cuerpo. A su vez, este masaje disminuye la presión arterial, la tensión muscular y la secreción de adrenalina, oxigena el cerebro, reduce los niveles de grasa y colesterol en sangre y refuerza el sistema inmunológico. A nivel muscular, éstos recuperan la elasticidad y se disipan los signos de tensión. A nivel circulatorio, se activa el nivel circulatorio aumentando así el envío de oxígeno a los tejidos. También proporciona una sensación relajante a nivel nervioso, mientras que a nivel cutáneo ayuda a liberar los desechos y a eliminar las células muertas.