Reiki

Terapia ancestral que tiene como objetivo lograr la sanación y equilibrio del paciente a través de la imposición de manos del terapeuta, canalizando hacia él energía universal vital.

Es una energía inofensiva, sin efectos secundarios, es práctica, segura, eficiente y compatible con cualquier otro tipo de terapia.

El reiki alivia los dolores físicos pero considera a la persona de forma global en los cuerpos físico, emocional, mental y espiritual, de manera que no solamente se dirige a suprimir la patología, sino también a recuperar el estado natural de equilibrio que produce bienestar y felicidad. Esto resulta esencialmente importante para poder lograr un cambio en el interior y en el entorno más inmediato. El reiki nos ayuda a afrontar la vida con mayor equilibrio.